En este momento estás viendo Expresiones de Black Friday en español

Expresiones de Black Friday en español

¿Qué hacemos cuando vamos de compras?

Por ejemplo, cuando compramos ropa necesitamos probárnosla.

Y si no nos gusta, hacemos una devolución, es decir, la devolvemos.

En el Black Friday seguro que tienes que hacer mucha cola para poder pagar, por eso, lo mejor es comprar online.

Aunque lo bueno de ir a una tienda física es que puedes solicitar o pedir ayuda al personal para que te ayude.

Pero… ¡Cuidado!

Siempre compara los precios porque muchas veces no los hay cambiado y son los mismos.

La cuestión en esta semana de Black Friday es encontrar gangas o chollos, es decir, cosas que esté súper rebajadas de precio para que merezca la pena esa compra.

En definitiva, ir de compras en Black Friday es gastar dinero sí o sí.

¿Conocías estas expresiones o verbos?

Practica con ejercicios interactivos

Compresión lectora
Era un día frío de noviembre, y Marta, una estudiante de español entusiasta, decidió aventurarse en el bullicioso mundo del Black Friday. La idea de ir de compras y encontrar gangas la emocionaba.

Marta tenía una lista de artículos que necesitaba, así que llegó temprano a la tienda. Al entrar, se encontró con una multitud de compradores ansiosos, todos buscando las mejores ofertas. Marta comenzó a comparar precios y estaba encantada al descubrir algunas ofertas increíbles.

Con el carrito lleno, se dirigió a la caja para gastar su dinero con sabiduría. Sin embargo, la fila era larga, y Marta tuvo que hacer cola en la caja durante bastante tiempo. Mientras esperaba, aprovechó para hablar con otras personas sobre las ofertas que habían encontrado.

Cuando finalmente llegó su turno, Marta se dio cuenta de que había olvidado comprar un regalo. Decidió solicitar ayuda al personal de la tienda, quienes la guiaron rápidamente hacia la sección adecuada. Marta encontró el regalo perfecto y continuó con su día de compras.

Antes de irse, decidió probarse algunas prendas de ropa que estaban en oferta. Se pasó un buen rato frente al espejo, decidiendo qué llevar y qué dejar. Con algunas prendas en su bolsa, Marta se dirigió hacia la salida.

Más tarde, en casa, Marta se dio cuenta de que había comprado algo incorrecto. Decidió hacer una devolución al día siguiente. La experiencia del Black Friday fue agotadora pero emocionante, y Marta aprendió mucho sobre cómo ser una compradora astuta.

Responde a las siguientes preguntas sobre el textos para trabajar tu comprensión lecotora:

Inma Martín

Enseñando español con ilusión :)